El nuevo hospital San Vicente de Paul, que se construye en San Francisco de Macorís, y que daría servicio a todo el nordeste del país, presenta amplios niveles de retrasos y es prácticamente imposible que se pueda entregar en agosto del presente año, como las autoridades prometieron. (Seguir leyendo..)