La imposibilidad de, al menos a corto plazo, ver a los aficionados volver a los campos de juego cuando se puedan reanudar las competiciones deportivas, ha llevado a las Grandes Ligas a mirar la posibilidad de comenzar la temporada en las sedes de entrenamientos de primavera que tienen establecidas los 30 equipos en los estados de Florida y Arizona.(Seguir leyendo..)