Podrá pasar desapercibido a la vista, porque Santo Domingo amaneció este viernes 1 de mayo con cielos nublados, pero el olor lo denuncia. Por tercer día consecutivo la ciudad amanece bajo el denso y contaminante humo del incendio en el vertedero de Duquesa, que arde desde el pasado martes. (Seguir leyendo..)