El ministro de la Presi­dencia, Gustavo Montalvo, culpó a las autoridades loca­les por no solo permitir sino incentivar la actividad del peregrino Mildomio Ada­mes que aglomeró a miles de personas, a pesar de las prohibiciones que pesan so­bre ese tipo de actos en el país. (Seguir leyendo..)