En la primera ordenaba la cancelación de todos los empleados del cabildo, y en la segunda, no menos polémica, nombró como tesorero a Margaro Abreu, quien estuvo involucrado en un expediente de la Cámara de Cuenta por malversación de 108 millones de pesos en el 2010 en ese ayuntamiento. (Seguir leyendo..)